sábado, 28 de junio de 2008

LA AUTÉNTICA BELLEZA SALVARÁ AL MUNDO

CARDENAL RATZINGER
Cristo revela la verdad de la belleza y la belleza de la verdad
Los hombres y mujeres de hoy creerán si redescubren la auténtica belleza, afirma el cardenal Joseph Ratzinger en un mensaje hecho público este miércoles. En el texto, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe afirma: «Para que hoy la fe pueda crecer tenemos que llevar nosotros mismos a los hombres y mujeres con que nos cruzamos a entrar en contacto con la belleza». La misiva del purpurado alemán ha sido leída en el Meeting por la Amistad entre los Pueblos, que del 18 al 24 de agosto reúne en Rimini (Italia) a cientos de miles de personas por iniciativa del movimiento Comunión y Liberación. Comentando el lema del encuentro --«El sentimiento de las cosas. La contemplación de la belleza»-- el cardenal Ratzinger constata que «hoy día el mensaje de la belleza es puesto en duda por el poder de la mentira, que se sirve de varios estratagemas». «Uno de estos es el de promover una belleza que no despierta la nostalgia de lo inefable, sino que más bien promueve la voluntad de posesión», afirmó. «¿Quién no reconocería, por ejemplo, en la publicidad esas imágenes que con extraordinaria habilidad están pensadas para tentar irresistiblemente al hombre a apropiarse de algo y a buscar la satisfacción del momento?», preguntó. De este modo, constató Ratzinger, el arte cristiano se encuentra hoy entre dos fuegos: «debe oponerse al culto de lo feo, según el cual toda belleza es un engaño, y tiene que enfrentarse a la belleza mendaz que hace al hombre más pequeño». El cardenal citó entonces la frase de Fiódor M. Dostoievski (1821-1881) «La belleza nos salvará», en la que el escritor ruso se refiere a la belleza redentora de Jesucristo. «Quien cree en el Dios que se manifestó precisamente en las semblanzas de Cristo crucificado como "amor hasta el final" sabe que la belleza es verdad y que la verdad es belleza, pero en el Cristo que sufre aprende también que la belleza de la verdad comprende la ofensa, el dolor, y el oscuro misterio de la muerte». De este modo, sabe que la belleza «sólo puede ser encontrada en la aceptación del dolor y no en ignorarlo». «En todas las atrocidades de la historia --escribe el cardenal--, un concepto meramente armonioso de la belleza no es suficiente». «De hecho, en la pasión de Cristo la estética griega --tan digna de admiración-- es superada --aclara--. Desde entonces, la experiencia de la belleza ha recibido una nueva profundidad y un nuevo realismo». «Quien es la belleza misma se ha dejado golpear el rostro, escupir a la cara, coronar de espinas --la Sábana Santa de Turín puede hacernos imaginar todo esto de manera impactante--», constata. «Pero precisamente en este rostro tan desfigurado aparece la auténtica belleza: la belleza del amor que llega "hasta el final" y que se revela más fuerte que la mentira y la violencia». «Tenemos que aprender a verlo --concluye Ratzinger--, si somos golpeados por el dardo de su paradójica belleza, entonces le conoceremos verdaderamente».
RÍMINI, 21 agosto 2002 (
ZENIT.org).-